El príncipe negro

El príncipe negro. Iris Murdoch. Trad. Camila Batlles. Barcelona: Penguin Random House Mondadori, 2017

Ángeles y demonios

Hacía tiempo que no leía ninguna novela de Iris Murdoch y había olvidado lo insistente que es, a veces, en la figura del ángel: ángeles como paradigma de belleza sobrenatural cuando un personaje se enamora, ángeles para identificar lo bueno, lo incomparable, lo idealizado e inasible. Iris Murdoch habla de los ángeles y vuelve a sus temas favoritos: las infidelidades, las ambigüedades sexuales, la elocuencia y la erudición. El príncipe negro, publicada por primera vez en los turbulentos años setenta, caldo de cultivo para esos asuntos que a ella tanto le interesan (revolución sexual, social y política) además, introduce y cede un asiento en primera fila a la obra de Shakespeare por excelencia, Hamlet.

Yo, después de toparme con Hamnet, cualquier texto que vuelva a las tribulaciones del consabido príncipe de Dinamarca me parecen interesantes, qué le vamos a hacer.

El príncipe negro reta al lector a creer o no creer a sus narradores de un modo similar a como lo hacía Emily Brontë en Cumbres Borrascosas. La mentira, la exageración, la fanfarronería y la locura juegan a las cartas e intercambian misivas a lo largo de la historia hasta alcanzar un final sorprendente que redondea y pule con cera una novela, por otra parte, magnífica.

Además de Hamlet, referencia explícita a lo largo de toda la trama, se cruza en ella también otro arquetipo reconocible: el del adulto avejentado que se enamora hasta el tuétano de la jovencita inocente pero con inquietudes artísticas que la vuelven irresistible a ojos del primero. Tal vez Iris, en un ejercicio suyo habitual, se proponga arrastrar a los personajes al ojo del huracán del destino aciago y descontrolado y culpe a la pasión amorosa (ese “dios negro” que todo lo consigue sin tener en cuenta los daños causados a su paso) de los actos enajenados de los protagonistas. Tal vez, en cualquier caso la novela arranca magistral y así se mantiene hasta un desenlace tan original como inesperado.

Poco importa si es culpa de un dios negro, de un príncipe indeciso o de unos ángeles sin sexo pero poseídos por la pasión amorosa: afortunadamente hay muchas más novelas de la autora al alcance del lector. Podemos seguir cuestionándolo todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: