Stazione Termini (Estación Termini)

Stazione Termini. Vittorio De Sica, 1953

Las hostias de Monty

En mitad de la estación de tren, envueltos por el ajetreo de viajeros que vienen y van con sus maletas y sus prisas, va Giovanni y le propina a María un bofetón que le cruza cara. Por no quererlo, o lo que es peor: por quererlo y no ceder a la tentación de abandonar a su familia por él.

Así ¡plas! en plena estación Termini. Esa que hoy es uno de los focos de delincuencia de la ciudad eterna, que si te descuidas según caminas por ella, te quedas hasta sin cordones en las zapatillas. Esa misma.

Stazione Termini se estrenó en 1953; adapta la historia homónima de Cesare Zavattini y su proceso de producción tuvo que ser un movidote épico.

Para empezar: los créditos subrayan al autor de la novela como guionista, junto a Luigi Chiarini y Giorgio Prosperi, pero a Truman Capote como “responsable de diálogos”. La cosa no cuadra del todo pero parece ser que desde el inicio hubo problemas con la elección del guionista. Carson MacCullers fue reemplazada por Capote y de ahí el asunto no hizo más que empeorar. Según explica Tison Pugh en su libro Truman Capote: A Literary Life at the Movies (University of Georgia Press, 2014) a Capote lo contrataron para reescribir el guión original en tres semanas (y con un sueldo de mil dólares la semana). El autor de A sangre fría aseguraba que nadie mejor que Zavattini para hacer brillar a Vittorio De Sica:

“Eighty percent of the good Italian movies were made from Zavattini scripts… All of De Sica pictures, for instance”

Y luego vinieron los conflictos derivados de ese bizarro neorrealismo producido por Selznick. De Sica aceptó al productor norteamericano y le dio a la mujer de éste, Jennifer Jones, el papel protagonista (no sabemos en qué orden cada cosa pero es probable que pensando mal, acertemos). El público se esperaba una puesta en escena más bien documental, sin retoques ni artificios, pero Stazione Termini se rodó en parte en un estudio: era Hollywood y había que adaptarse pero seguían creciendo los enanos.

Montgomery Clift apoyaba a De Sica en su resistencia a dejarse mangonear por las “recomendaciones” de Selznick, que lo abrumaba con decenas de páginas diarias de comentarios. De Sica acabó por deshechar las ideas del productor, alegando que no entendía su idioma y optó por hacer la película a su manera: a la italiana.

Así que como resultado de esos caprichosos enfrentamientos, la película se fue al traste. Aderezando la fiesta, aparecieron los malos humores de la pobre Jennifer Jones: no hacía ni dos años que se había casado con Selznick y empezaba a sentirse nostálgica por la repentina muerte de su primer esposo, pero a ojos de Truman Capote, lo que le pasaba es que le ponían los ojitos de Montgomery Clift. Con toda su mala leche, decía:

“Jennifer’s got some sort of crush on Monty, and believe it or not, she didn’t realize that Monty really liked fellows”

Así que la actriz, en un acceso de profesionalidad sin precedentes, se pilló tal rabieta cuando se enteró de que a Monty le gustaban más los chicos que las chicas, que corrió al camerino y se dedicó a atascar un retrete con varias prendas de las que componían su vestuario para el rodaje. Cosas de diva despechada, suponemos.

 Stazione Termini, en inglés estrenada como Indiscretion of an American Wife, por si alguien tenía dudas de la trama, es un breve relato de indecisiones e idilios extramatrimoniales. Con una duración de una hora escasa e interpretaciones a la altura de una obra de teatro de aficionados, uno puede ahorrársela si quiere pero ¿y esa bofetada?

Véanla para saber qué era delito y qué no en 1953, qué tipo de escándalo podía llevar a los tribunales a una “señora casada y decente” y con qué condescendencia podía ser disculpada de sus errores por el hombre al mando de turno.

Tengo amigas que me hablan de la necesidad de un “hermanamiento entre mujeres” a la hora de ser indiferente o no ante la infidelidad de un hombre. Yo añado que se vea cine, mucho cine del de antes, porque así funcionaba todo… entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: