Una historia de amor y oscuridad

Una historia de amor y oscuridad. Amos Oz. Trad. Raquel García Lozano. Barcelona, Siruela, 2010

Una madre a oscuras

Las historias que se cuentan a los niños son importantes. Una vez me dijeron que el mejor regalo que podía alguien hacerle a un niño era tiempo: para jugar con él, para explicarle cosas que quiera saber y para contarle cuentos.

Hoy, especialmente, tal vez sea el regalo más caro que se pueda hacer.

Al autor de Una historia de amor y oscuridad (Jerusalén, 1939) su madre le contaba cuentos antes de irse a dormir. Historias, dice él, que no eran precisamente alegres, sino siniestras y misteriosas, sin un planteamiento ni un desenlace claros. A veces eran los hermanos Karamazov y a veces era Peer Gynt quienes irrumpían en esos argumentos inventados; otras el miedo al sinsentido de una vida de sufrimiento y frustración. La madre de Amos Oz, creaba sus propios cuentos, con todo su amor y desde la más profunda oscuridad. Fania, esa madre hacedora de historias, a veces tenía tiempo para su hijo.

Será esta un autobiografía contada con el detalle de un metódico observador de los hechos cotidianos y de los hombres y mujeres que lo construyen. La autobiografía de escritor muy reconocido, premiado y por supuesto, también muy leído. Lo será, pues eso aseguran todas las solapas de las ediciones que han pasado por mi mano. Para mí se parece más a un cuento escrito por alguien a quien de pequeño le acostumbraron a escuchar narraciones para explicar lo trágico y lo hermoso de la vida, desde un punto de vista muy negro y precisamente, en esto creo que consiste: En lo trágico y lo hermoso de la vida, esa carrera de obstáculos en donde se aprende y se equivoca uno, a veces lee (personajes que no dejan de leer y de escribirse unos a otros) y a veces lo castigan con la guerra y lo obligan a posicionarse en un bando, alguno, el que sea. Una carrera que termina con la muerte y una meta a la que a veces se accede por un atajo que llega antes.

Una historia de amor y oscuridad eriza el lomo del lector viajando en el tiempo, hacia atrás y hacia delante a lo largo de décadas, años de generaciones de una familia de inmigrantes rusos en Israel. La familia de Amos Oz. El autor describe con miles de detalles los rincones de las casas, el color de las prendas con las que se visten los personajes y hasta el recorrido diario que hacen estos en sus paseos por la ciudad (¡lo que he disfrutado leyendo con el google maps abierto! porque yo también quería recorrer Jerusalén y Tel Aviv con ellos, otra vez). Una familia con sus peculiaridades y sus rarezas y una manera de dibujarla que mezcla a Dostoievski con Tolstoi, a Ibsen con Bialik y a la sonata “Para Elisa” con un pájaro solitario.

A Estados Unidos, la película llega el 19 de agosto. El cartel no plantea muchas dudas respecto a cual es el personaje más importante de la historia y estoy de acuerdo.

Porque es ella la que emerge de la oscuridad y es su recuerdo, filtrado con el amor de un hijo que no termina de comprender las decisiones de su madre el que nos cuenta su historia a nosotros.

Dedíquenle su tiempo. Merece la pena.

Un comentario sobre “Una historia de amor y oscuridad

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: