Madres arrepentidas

#madresarrepentidas. Una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales. Orna Donath. Trad. Ángeles Leiva Morales. Barcelona, Reservoir Books, 2016.

O lo tomas, o lo dejas o te arrepientes

“I’m a bitch, I’m a lover
I’m a child, I’m a mother
I’m a sinner, I’m a saint
I do not feel ashamed.
I’m your hell, I’m your dream
I’m nothing in between
You know you wouldn’t want me any other way”

Meredith Brooks. Blurring the Edges, 1997

Libros sembrados de polémica son libros bienvenidos en los tiempos que corren. Generan controversia y mantienen en marcha el motor del criterio. Léanlos, les sugiero.

El planteamiento: que una mujer se pueda arrepentir de haber tomado la decisión de tener hijos.

En 2015 la socióloga israelí Orna Donath (1976), llevó a cabo una investigación sobre dicha cuestión. El artículo resultante se publicó en la revista académica Signs y provocó especialmente al público alemán. Mujeres anónimas se ofrecieron a realizar entrevistas con ella, a raíz de una convocatoria iniciada por un foro de internet. Su estudio se comió con patatas el ámbito académico para convertirse en un ensayo de difusión internacional que desde el pasado año levanta ampollas, descubre a adeptas y genera en cualquier caso mucha curiosidad a su paso.

Las veintitrés entrevistadas, todas judías y con edades comprendidas entre los 26 y los 73 años, responden con emotiva sinceridad a cuestiones que nunca nadie se atreve a responder en público, porque nunca nadie acepta que deban plantearse tampoco en privado.

¿Y esto por qué? Porque señores: la mujer y la madre son dos conceptos que cuesta reconocer como no intrínsecamente unidos. Todavía.

El libro se cuestiona si es posible tomarse la maternidad como una relación humana más y no como un rol o reino de la sacralidad; si es posible arrepentirse de ser madre y lo injusto de tener que resignarse a ello si una se siente desgraciada en consecuencia, porque “así debe ser por instinto” y si no es a la primera, será a las siguientes, será con el paso del tiempo.

Hago constar aquí todos mis respetos y admiraciones a la valentía de esta mujer, porque visto lo visto, la cosa está difícil a día de hoy. Muy difícil.

Entiéndanme: yo no sé mucho de embarazos, partos ni maternidades, por no decir que no sé nada al no haber pasado por ninguno pero ¿acaso no se nos va un pelín de las manos el asunto al iniciarse estúpidas campañas como ésta? Una madre es efectivamente una mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie, es lo que es por definición. Que haya o no misticismo en consecuencia es harina de un costal del cual a la Real Academia de la Lengua no le toca pronunciarse. Opino.

Pero volviendo al ensayo de Orna Donath, diré que me parece más una cepa de una corriente positivamente infecciosa que un texto revelador, porque expone sin concluir y porque permite a esas mujeres arrepentidas de ser madres, que se expliquen sin que nadie las vea ni las oiga ni las reconozca. Déjense contagiar, vuelvo a sugerirles.

Si se me permite la perogrullada: todos somos hijos de una madre. Todos queremos creer que siempre se nos ha querido, incluso antes de haber sido concebidos, que hemos sido “buscados” pero no siempre es así. Una mujer decide (a veces puede y otras no) tener un hijo y pase lo que pase, haga lo que haga, la decisión es irreversible y para siempre.

“Mis hijos me causan el sufrimiento más intenso que he experimentado en mi vida. El sufrimiento de la ambivalencia: la alternancia infernal entre el amargo resentimiento y los nervios de punta y la ternura y satisfacción gozosa” según Adrienne Rich (Of Woman Born, 1976) ¿Un caso aislado? ¿Una extraña patología que ha de tratarse por un especialista? El caso es que no.

Constantemente nos arrepentimos de haber hecho ciertas cosas ¿por qué la maternidad ha de ser diferente? Y sobre todo ¿a quién beneficia que no deje de serlo en ningún caso?

Ni puta, ni amante, ni niña, ni madre, ni pecadora, ni santa.

Una mujer es una mujer y puede concebir y parir. Con eso debería ser suficiente y el resto, son decisiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: