The Invitation (La invitación)

The Invitation (La invitación) Karyn Kusama, 2015

Batbolas

Explicaba Nacho Vigalondo en uno de sus mejores trabajos audiovisuales, que para hacer cine, lo verdaderamente importante es la expectación que se genera en torno al contenido y no tanto el contenido en sí.

Un credo que yo rezo cada día. Con el cine y con tantas otras muchas cosas de las que se nutre nuestra existencia, señores.

Por eso cuando termino de ver La invitación, pienso en lo importante que es “poner el miedo en vuelo”.

Se da la circunstancia de que desconozco los trabajos anteriores de la cineasta Karyn Kusama. No puedo opinar a la ligera, pero diré que lo he pasado en grande viendo este último (aunque se pasa mejor de pinchos y cañas en Logroño, no les quiero mentir).

La invitación arranca despacito, como desde debajo de la cama, en ese sitio en donde se acumulan bolas de polvo y ácaros a discreción. Todos sabemos qué lugar es ese. Está escondido, pero es cotidiano. De ahí, se dedica a ir creciendo y creciendo, se dilata, se contradice y nos engaña. Le dejamos hacer (lo cierto es que inspira bastante pereza, así que para qué esforzarse) y la seguimos hasta que ella solita se flipa y se termina.

Yo la recomiendo, porque me parece la típica película para comentarla con alguien que comparta contigo esa afición morbosa al cine de ¿terror? o lo que sea. Véanla si es el caso.

Y si no, váyanse a dar una vuelta por la calle Laurel y coman y beban todo lo que puedan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: