El gran Gatsby

El Gran Gatsby. Francis Scott Fitzgerald; trad. Jose Luís López Muñoz; Barcelona; Alfaguara; 2012

Grande

“Cuando era más joven y más vulnerable, mi padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces.
«Siempre que sientas deseos de criticar a alguien», me dijo, «recuerda que no a todo el mundo se le han dado tantas facilidades como a ti».”

A veces siento deseos de incluir estas líneas como emblema para este espacio, pero luego lo pienso mejor y creo que son mucho más importantes que eso: para mí son una especie de lema que todo crítico debería llevar grabado en su cabeza vaya a donde vaya y escriba lo que escriba.

Naturalmente, las primeras frases de la novela de F.S. Fitzgerald son también una reflexión valiosísima para cualquier persona, aunque no se dedique al oficio de la escritura. Son una cura de humildad y de eso, casi siempre y con rarísimas excepciones, carecemos todos la mayor parte del tiempo.

Pese a los alardes de tolerancia con que arranca el texto, paradójicamente, éste acaba siendo un cúmulo de críticas a diversos aspectos de la sociedad de los años 20.

Un aspecto que se deja a la altura del betún es el derroche de opulencia y frivolidad que aquejaba al mundo occidental durante los locos años veinte: ese vivir al ritmo del jazz sin pensar en el mañana, amasando fortunas que irían agotándose entre fiestas y chismorreos. Ese existir para ser exitoso e imponente en sociedad si eres hombre y bonita pero tonta en sociedad si eres mujer. Tristísimas las confesiones de Daisy a su primo: lo mejor que puede ocurrirle a una chica en este mundo es ser una preciosa tontita.

El matrimonio también queda muy mal parado en esta diminuta pero explosiva novela que, al igual que sucede con las mejores fragancias de los mejores perfumes, vive concentrada en un espacio muy muy pequeño (poco más de doscientas páginas). Son cosas diferentes, aspectos opuestos los del amor y el matrimonio: caras de una moneda que nunca llegan a enfrentarse.

Dos matrimonios y una pareja de solteros, que además no son pareja, componen el reparto de personajes de esta historia. Son los adinerados y exitosos Buchanan (Daisy y Tom) y los patéticos Wilson (George y Myrtle); junto a ellos está Jordan Baker y el discreto narrador, Nick Carraway.

Por su parte, Jay Gatsby existe porque los ojos curiosos de su vecino lo buscan y lo describen cuando ya lo han encontrado: el epicentro que sostiene en equilibrio a toda la galería, el eje que permite que el carrousel gire, emita sonidos e ilumine con sus destellos al conjunto del escenario, el de una de las más intensas y elegantes historias que se hayan adaptado nunca a la pantalla de cine y que dentro de muy poco se verá profanada a manos del saqueador Baz Luhrmann.

Con suerte, ésta no será merecedora ni de la más discreta comparación con la original de Jack Clayton, apenas un vano intento de acercar a las jóvenes generaciones a un clásico de la literatura norteamericana. Por mi parte, espero que un intento fallido.

A mí Romeo + Juliet me pilló muy joven y tal vez por eso la conservo entre mis recuerdos como envasada al vacío, alejada y a salvo de opiniones y críticas que puedan dañarla. Al menos a mí me sirvió para valorar, empezar y acabar con las mismas ganas el texto original de Shakespeare (algo en absoluto sencillo).

Pero con la novela de F. S. Fitzgerald no lo siento necesario, sobre todo, porque de tener algún rostro conocido, los protagonistas deberían tener para siempre los de Robert Redford y Mia Farrow.

Ojalá que esos ojos del cartel publicitario sobre Valley of Ashes no se cierren, que ni siquiera parpadeen y que sigan siendo testigos de las atrocidades que se cometen en su ficción, a uno y otro lado de la pantalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: