The Danish Girl (La chica danesa)

The Danish Girl (La chica danesa) Tom Hooper, 2015

Por amor

Me gusta lo absoluto
Barajo posibilidades
Soy el alimento de tus debilidades
Te doy lo que soy
No pido mas
De lo que doy
Por amor

“Por amor”
J. M. Sanz / P. Sopeña
Loquillo y los Trogloditas, 2009

Cosas se hacen cuando uno se mueve por tan noble fin. Cosas importantes y cosas tontas, cosas locas, increíbles, ridículas. Se toman decisiones vitales por amor, se trasladan residencias, se renuncia a grandes placeres y se accede a otros a cambio: por amor, sólo por amor.

Por amor, en esta historia que se remite a diarios reales, hay quien se ve gravemente perjudicado (en principio) y quien en cambio alcanza sus sueños más altos y más lejanos. La chica danesa: apología del respeto y cariño incondicionales, retrato de la complicidad y la ternura de la vida en pareja. La definen como “conmovedora” y para mí ha sido incisiva. Así la leo yo.

Iba a verla con el prejuicio de creerla similar a la francesa Lawrence Anyways (Xavier Dolan, 2013) pero confirmo con esto que lo prejuicios son malos y que uno no debe hacerles caso. Puede que trate un tema semejante, pero el punto de vista es bien diferente y las emociones se concentran definitivamente en otro plato de la balanza.

Es la paradoja del respeto al otro, pase lo que pase; la máxima de que uno sólo conserva lo que no amarra y la terrible pero hermosa realidad de ver feliz a la pareja, aun a costa de las privaciones de uno.

Dicen que no siempre es así: cuentan que hay parejas felices dentro de las cuales nadie renuncia a nada y sólo se construye positivamente. Las hay y me consta, aunque sólo sepan de su existencia aquellos que las constituyen (qué diferente es la imagen que desde fuera se percibe de dos personas que se quieren). De esas parejas no se escribe ni dan pie a películas tan taquilleras como ésta.

Una película preciosa visualmente -lo saben- con unos actores que se deshacen en llantos y contención, que ya lo han oído por ahí; todos envueltos en maquillajes, peluquerías y vestuarios que son una verdadera desmesura (vean el cartel).

Conviene no olvidar que habla de cosas reales y que el amor es una cosa que pasa, que provoca y que efectivamente, mueve al mundo.

Otro tema es que el mundo esté preparado para hacerle caso. Eso lo dejamos para otro día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: