Stuck in Love (Un invierno en la playa)

Stuck in Love (Un invierno en la playa). Josh Boone. 2012

The perks of being a writer

Un escritor lee, se entusiasma con lo que encuentra en las páginas de otros, comparte impresiones, conoce a escritores y pregunta. Un escritor se fija en los detalles en los cuales nadie repara habitualmente, construye un mundo paralelo a aquél que habita el resto de la gente, le da forma personal y lo visita con frecuencia, cuando no quiere que le molesten.

Un escritor, cuando pasa por un mal momento emocional, se hunde en el abismo más que nadie y cuando alcanza el éxito, se expande y aumenta el volumen de su ego hasta que revienta, mucho más que cualquier otra persona.

Un escritor, escribe.

Stuck in Love (Un invierno en la playa) está protagonizada por escritores que además son familia. Como suele suceder en el amplio espectro de películas norteamericanas de enredo amoroso/cómico/adolescente/conyugal que se producen en nuestros días, hay en ella parejas rotas y otras recién nacidas, amores que se persiguen e idilios que se ocultan con el fin de hacer sonreír al público.

También hay en ella, una belleza semejante a la de los cuentos de hadas infantiles, no por la presencia de unicornios ni reinas practicantes de brujería, sino por el persistente uso de detalles que en la actualidad son casi fantasía para la gran mayoría, aspectos propios de la clase media-alta-tirando a rica como viviendas unifamiliares al borde de la playa en Carolina del Norte, imponentes mobiliarios lacados en blanco de los salones-comedor y grandes coches para todos.

Además, la gente es muy guapa: Jennifer Connelly, tal vez una de las mujeres más hermosas de la pantalla de cine hoy, parece que inspire la fotografía de la cinta con una luz que obliga a contrastar el azul turquesa y el negro, y la playa con las bajas temperaturas.

Junto a ella, un Greg Kinnear desaliñado que nos recuerda a todos lo convencionalmente majo que resulta siempre en las comedias y otros dos personajes como hijos y autores, creadores de ficciones, imaginativos traductores de experiencias personales. Escritores.

Una película para sentirse comprendido, para pasar el invierno y para animarse a escribir algo.

Ser escritor parece siempre una ventaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: