Nobody Walks

Nobody Walks; Ry Russo-Young; 2012

Stop whispering

Qué culpa tendrán los guapos, los atractivos y deseables para que siempre sean centro de atenciones, de cuchicheos malintencionados y motivo de disputas y rechazos entre los demás. Con qué terrible estigma viene al mundo una criatura hermosa, que a lo largo de su vida no hará otra cosa que ser admirado por algo que no ha hecho y por lo que no ha trabajado: envidiarán su porte y su elegancia, o sus andares, sus movimientos, lo sinuoso de su voz… querrán parecerse a ella, tal vez probarla con curiosidad y como reto, para llevarse un premio y luego seguir adelante, con el resto de la vida tan distinta, tan común y ordinaria. Tan mediocre.

Entiendo que en esta película hay un mensaje de solidaridad con los que sin haber sido artífices de malas acciones, involuntariamente las desencadenan con su llegada, porque se los desea, allí donde lo deseable no tiene cabida.

Martine, que es monísima, se instala durante una temporada en casa de una familia lo suficientemente mona e ideal como para que nadie ose desestabilizarla. Sin embargo consigue alborotarla, sin hacer nada, sólo estando por allí con su pelito corto e inquietudes de cineasta.

A Martine nadie está por la labor de “quererla” porque aquello que desprende tanto deseo, da miedo. Lo que todos los miembros de esta familia de Silver Lake pretenden hacer con Martine, es comérsela para cenar -en sentido figurado, no en plan Delicatessen-. La madre la envidia porque le recuerda a quien un día ella misma fue y ya nunca más volverá a ser; la hija sueña con ser como ella, llevar sus mismos pantalones y atraer al mismo perfil de macho polinizador.

El padre lo que quiere es metérsela en la cama, las cosas obvias hablan solas.

Y el niño… el niño quiere darse un baño, con ella.

Pero Martine tiene un proyecto artístico entre manos: ponerle sonido a una película sobre insectos que acaba de rodar y tanta tensión le impide concentrarse, trabajar y volverse a su casa por donde ha venido.

Las hormigas y los escorpiones, son bichejos odiosos que se cuelan por huecos diminutos. Ellos caminan por donde hay espacio. Otra cosa es que nos moleste que lo hagan.

3 comentarios sobre “Nobody Walks

Agrega el tuyo

  1. María: me enteré de la existencia de esta película por tu blog… chica, eres un pozo sin fondo.

    Así que “Liberal Arts” en cuando pueda, la veo también.

    Por cierto: descárgate el CALIBRE que lo vas a necesitar para tu nuevo Kindle 😉

    Saludos.

    Me gusta

  2. Calibre ya está descargado, ha sido lo primero que he hecho xD

    Por cierto, María, ¿has leído a Foster Wallace? Me tienta la Broma infinita, pero es tan tocho, y está tan lleno de notas a pie de página…

    (Tienes que hacerte un twitter, chica, así puedo darte la vara mucho más a menudo).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: